Quiénes somos acadacual

Víctor Ventura

Caricatura de Víctor VenturaMi misión en acadacual corresponde con la parte más tecnológica dentro de un grupo humano en el que predominan los profesionales con perfil de diseño y de publicidad. Aquí estoy como pez en el agua y aunque no es sólo por eso, para mí es un lujo poder juntar dos de mis pasiones: la programación y la expresión plástica y tener así la ocasión de hacer de vez en cuando mis aportaciones al mundo del diseño.

Lo que hago con más frecuencia últimamente es desarrollo web. En acadacual usamos CMS para muchos proyectos, pero mi parte es de programación más abajo, usando muy pocas librerías (estoy pensando, por ejemplo, en JavaScript a pelo) y reinventando la rueda cada vez que encarta ¿Por qué no? Como la mayoría de los servidores ajenos tienen PHP, con eso trabajamos más frecuentemente, pero nos encanta Python y no paramos de buscar la forma de incorporarlo en nuevos proyectos, y no sólo en web. Desde hace tiempo usamos HTML5 y CSS3 para construir web ¡hasta nos lo piden por su nombre en los encargos! ¿Quién dice que los clientes no tienen nivel?

Por supuesto también desarrollamos aplicaciones de escritorio, tanto utilidades o complementos como programas de mayor envergadura. Aunque no resulta sencillo, procuramos enfocar los proyectos para que el resultado final sea multiplataforma; últimamente más con Qt pero todavía algo con Lazarus.

También soy responsable de que funcionen los servidores en acadacual, tanto los corporativos como los de los clientes que nos confían esa tarea. Para eso nos gusta la distribución GNU/Linux Debian. Pasé un par de años viviendo peligrosamente con Sid instalado en el escritorio de trabajo. Aunque experimentar me puede, y no me estoy quitando, sí que estoy curado de versionitis; en cuanto salió Wheezy me volví a estabilizar. Quiero seguir estable pero también me gusta estar al día, por eso las noticias de Jessie ya congelada me tienen muy ilusionado. Pienso seguir trabajando con otros, pero el escritorio que se ha ganado su sitio en mi día a día es KDE.

Viviendo en Granada es imposible dejar de usar Guadalinex, la excelente distribución de Linux andaluza. La he recomendado unas cuantas miles de veces y como alguna de ellas he tenido éxito, hago de soporte técnico de Guadalinex de los amigos que han confiado en que les resultaría útil. Pese a que he oído muchas críticas, la mayoría desde dentro del mundo de Linux, me sigue pareciendo buena la idea que tuvo la Junta de Andalucía de crear Guadalinex y precisamente, si algo no me gusta de la distribución es que no se apoye más y que no se use más, empezando por la propia administración. Espero que mis más negros temores sobre su futuro (esa versión 9 que no sale de beta…) no se cumplan y podamos trabajar pronto con su nuevo sabor a menta.

Dentro de acadacual, la ocupación perfecta para mí es la de desarrollador multimedia. Es donde más a gusto me encuentro, lógico, con lo que antes decía de gráficos y programación… He llegado ahí desde el CAD, que fue mi primera ocupación profesional estable (así que borramos los programas de gestión en COBOL que hubo antes, que no era una ocupación muy estable) Cuando empecé, los grandes programas, por desgracia para los usuarios y por suerte para mí, necesitaban bastante personalización para ser suficientemente productivos. Como yo ya programaba en Pascal y antes en BASIC y en COBOL, me pareció que LISP no sería nada nuevo y me sorprendió encontrar un lenguaje tan diferente a lo que conocía. Me encantó, disfruté mucho usándolo.

Cuando empecé a trabajar con CAD el hardware iba bastante justito: hacer los planos en 2D y sin abusar mucho. Pero, poco a poco, la potencia del hardware permitió que mereciera la pena trabajar en 3D Lástima lo encerrado en el ordenador que quedaba entonces el resultado. Paradójicamente, era el vídeo lo que mejores resultados ofrecía para producir todo en casa. Con el vídeo empecé en el mundo de la animación, que era sólo en 3D al principio, pero que se volvió también 2D enseguida.

Me gustó poder dar interactividad a esos trabajos de animación haciendo desarrollos multimedia: se cerraba el círculo. Tuve la suerte de poder hacer proyectos muy variados, no sólo presentaciones al uso, también juegos, acceso a datos y hasta control de dispositivos, un tema al que ahora regreso haciendo programas para microcontroladores. Disfruté de Lingo y de esa especie de JavaScript que es ActionScript (y me encantó su apertura en el salto de la versión 3) Por mi manía de destriparlo todo, no me conformé con lo que me daban las herramientas de autor y me entretuve en desarrollar librerías en C++ (Xtras, esa especie de DLL) y complementos ActiveX, tanto para cosas de alto nivel (como interfaz de usuario) como de bajo (para acceder a bases de datos, por ejemplo)

Luego aposté muy fuerte por Java, que me parecía el lenguaje perfecto para mí, aunque reconozco que las prestaciones me defraudaron un poco y por eso dejé de usarlo un tiempo. Ahora he vuelto a acercarme a él para desarrollar aplicaciones móviles; por ahora sólo son un trabajo en curso. Estos proyectos me llegan en un momento en el que me cuesta conformarme con algo que no sea libérrimo, Android no termina de parecérmelo y sigo pendiente de las alternativas. Especialmente prometedora me parece la de Ubuntu, aunque tampoco descarto probar Firefox OS.

Por si todo este rollo no te parece bastante, puedes seguir mi perfil en victorventura.es, escribirme a victor.venturaacadacual.es para contactar conmigo o leer lo que escribo de vez en cuando en el blog polaridad.es ¿Cuándo van a sacar los días de 32 horas?