Qué es Internet de las cosas. Aclarando conceptos.

publicado en: Blog | 0
Share Button

Acadacual te aclara el concepto de Internet de las cosas

La expresión Internet de las cosas (Internet of Things, IoT) se refiere a la conexión a Internet de cualquier objeto, no sólo ordenadores. Normalmente se trata de objetos que recogen datos del entorno (por ejemplo la temperatura) y los envían a Internet o que reciben información de Internet para realizar tareas de control locales (por ejemplo encender la el horno y empezar a cocinar) o hasta ambas cosas a la vez.

El concepto, en sus inicios, se refería a la toma de datos asociada a objetos no electrónicos (por ejemplo alimentos) utilizando identificación por RFID con los que identificarlos y asociarles datos. Seguro que habrás visto muchos productos en el supermercado con ese tipo de etiquetas; muy frecuentemente sólo son dispositivos anti-robo pero sus posibilidades van mucho más allá. Con esa tecnología se puede obtener información de los objetos para gestionarlos mejor, por ejemplo, un frigorífico inteligente podría saber cuándo caducan los yogures o avisarte de que se están terminando y te toca comprar más. Seguramente el término fue acuñado por Kevin Ashton, cofundador de los Auto-ID Labs.

Los dispositivos que forman Internet de las cosas también pueden comunicarse entre sí formando un red local entre objetos a la que se suele hacer referencia como M2M, machine to machine (máquina a máquina) formando una especie de intranet de las cosas que les permite ser operativos, e incluso extender la red, en entornos (por ejemplo la carretera) en los que sería costosa la conexión a Internet.

Como decíamos al principio, actualmente la expresión Internet de las cosas ha trascendido el concepto inicial y se refiere tanto a sensores ubicados en entornos domésticos, urbanos o naturales y conectados entre sí y a Internet como a dispositivos que reciben órdenes desde Internet según las cuales realizan determinadas operaciones. En la forma más moderna de entenderla, el frigorífico inteligente sería el que formaría parte de Internet de las cosas y no el yogur caducado gritándole por su jubilación; aunque serían necesarios yogures con etiquetas RFID (o cualquier otra tecnología) y en general diferentes tipos de sensores para que nos resulte útil.

Ciertamente ya usamos objetos domésticos que están permanentemente conectados a Internet, como televisiones inteligentes, pero con unas prestaciones técnicas que hacen que se consideren más bien ordenadores de uso específico. Es más sencillo reconocer un dispositivo como parte de Internet de las cosas cuando está basado en un pequeño microcontrolador.

Si bien los recursos para domótica nos acompañan desde hace años, no han conseguido popularizarse pese a su utilidad (por ejemplo para el ahorro energético) y madurez tecnológica (incluyendo su estandarización, por ejemplo, en el famoso X10) Sin embargo, cabe esperar gran difusión de dispositivos que consideraríamos Internet de las cosas pese a su desarrollo anárquico o hasta caótico, o a lo mejor por eso, puede que su carácter casual o informal le permitan ir ganando presencia y terminemos por encontrarnos en nuestro día a día con dispositivos biométricos, por ejemplo en nuestra bicicleta o en nuestra ropa, que han registrado la actividad física y nos recomiendan que no comamos mucho más que un yogur que, por supuesto, no habrá caducado.

Autor: Víctor Ventura

Seguir Víctor Ventura:

Desarrollador multimedia y web

Tengo la suerte de ir recorriendo una carrera profesional muy variada pero en la que siempre encuentro lugar para la expresión gráfica y para la programación. He desarrollado aplicaciones para CAD, presentaciones multimedia interactivas, tecnología web en el cliente y en el servidor y últimamente para Internet de las cosas, tanto en el ámbito electrónico como en el tratamiento de datos y el interfaz con los usuarios. En Acadacual Granada, además de programar, me encargo de que los servidores sigan funcionando.