LiNex. Historia de software libre y administración pública de triste final

publicado en: Blog | 0
Share Button
Actualización. El triste final de la historia ha tenido un feliz comienzo en 2013. A lo mejor quieres leer también la información que hemos publicado sobre LinEx 2013 antes o después de la lagrimita por LinEx 2012.

2011 termina con muchas noticias tristes. Una de ellas es, para mí, el abandono del desarrollo del proyecto LiNex por parte de la Junta de Extremadura. Lo siento mucho por los trabajadores del CESJE que han ido al paro y empiezan mal 2012 y lo siento por el proyecto de software libre que queda huérfano.

Seguro que a nadie le ha gustado que estos trabajadores queden desempleados, pero sí que hay gente que se ha alegrado del fin de este apoyo; de esos, los que más me han sorprendido son los que defienden el software libre.

LiNex

Estoy convencido de que la administración debe apostar por el software libre, de que debe implicarse tanto en su uso como en su difusión. Ni siquiera me gusta una postura neutral al respecto.

Creo que todo el software utilizado por la administración debería ser libre. Sólo con software abierto, de código conocido, probado y aprobado por la comunidad, ciudadano y administración pueden estar tranquilos que el interés de una empresa no condiciona su funcionamiento. En esto creo que hay que ser proactivo; claro que se puede investigar el código si hay indicios de algún tipo de fraude o exigir, a toro pasado, usar un formato de documentos abierto, pero yo no esperaría a que eso ocurriera para empezar a tomar medidas.

Y si el paraíso tiene una administración con software libre, el infierno obliga a sus ciudadanos a realizar determinados trámites administrativos (electrónicos) o a consultar documentación (electrónica, sí) utilizando cierto sistema operativo o cierto navegador… por supuesto privativo.

También me parece un factor importante el sustancial ahorro económico que supone el uso del software libre en la administración ¿Es discutible? Seguro, conozco los argumentos, lo que pasa es que no me convencen. Parece que al gobierno de Rusia tampoco. Como en otros órdenes, y ya entraríamos en algo más político, habrá quién opine que una empresa puede ser capaz de gestionar mejor esos recursos y hasta conseguir beneficio para ellas mismas y para los ciudadanos. Yo no opino así.

Por supuesto que es lícito que se desarrollen empresas en estos y otros ámbitos. Me parece correctísimo (y hasta práctico) que existan la medicina o la enseñanza privada, la gestión privada de las carreteras o de las telecomunicaciones, pero creo que, estos y otros, deberían ser siempre una opción extra para el ciudadano, que el estado debería incluirlos entre sus servicios básicos.

Así que sí, me parece fatal que la administración subcontrate ventanillas (y de hospitales mejor ni hablamos) Supongo que no me quitaría el sueño si lo hiciera para resolver un apuro, pero nunca por sistema. A los que sí les gusta, también podrían estar contentos con el uso del software libre, éste no impediría que las empresas lo desarrollaran, mantuvieran o usaran.

Pero, según han dicho sus responsables, la Junta de Extremadura sigue apostando por el software libre. Si he entendido su argumento, no pueden permitirse desarrollar un proyecto como LiNex pero mantienen su idea de usar Linux en la administración, en concreto, parece que es Debian el que ocupará su lugar. Ésta me parece una buena noticia.

Algunas de las críticas al proyecto desde dentro del mundo del software libre es que inventa la rueda, que ya hay muchas distribuciones de Linux y que el mundo, Extremadura, no necesita una más; que sería preferible aportar esos esfuerzos a la comunidad de desarrollo que ya existe.

Pues sí, a mí también me parece que ya hay muchas distribuciones y creo que es un factor disuasorio para el usuario potencial, algo que va en detrimento de la difusión del Linux. Pero he llegado a entender que el balance es positivo, que le ayuda a seguir vivo y que es necesario para mantener su carácter libre. Gracias a esa filosofía, por ejemplo, nació Ubuntu. Ahora (antes muchos) ya nadie dice ¿Para qué hace falta Ubuntu si existe Debian? Bueno, algunos siguen diciéndolo.

La crítica a la dispersión nacional de distribuciones también es lícita. Se puede rebatir con el argumento anterior pero, sobre todo, es que tenemos un estado formado por autonomías (muy autónomas y) con muchas competencias y es de éstas de las que han surgido proyectos como Guadalinex ¿Preferiría yo una distribución mantenida a nivel nacional (e incluso europeo o hasta mundial)? Sí, como me gustaría un sistema educativo, sanitario… unificado a nivel nacional (e incluso europeo o hasta mundial), pero mientras no exista acuerdo al respecto esta alternativa es lo bastante buena para mí. Otra vez entramos en algo político.

Desarrollar una distribución propia permite adaptarla a las necesidades del contexto. Puede que eso no sea tan importante, o no sea crítica, pero creo que hacerla significa que hay un compromiso por su uso, su difusión y por el soporte a los usuarios. No conozco la repercusión social de LiNex pero como vivo en Andalucía, sí que he podido seguir la de Guadalinex y creo que, siendo mejorable, me parece que representa un gran avance, es especial lo que respecta a la educación (y conozco de cerca muchas de las quejas de los usuarios pero creo que no es el momento de defenderlas ni rebatirlas)

También he oído decir, a los que se alegran de la orfandad de LiNex, que existía mucha corrupción en la gestión de los fondos del proyecto. También he oído de la existencia de una corrupción, incluso generalizada, en la construcción de carreteras o de palacios de congresos o de polideportivos o de… pero no he oído a nadie decir que se dejen de construir carreteras para terminar con la corrupción. A lo peor hay quien piensa que los más de 600 trabajadores que recibieron la carta a final de año se dedicaban al desarrollo de LiNex y por eso ven despilfarro pero no eran muchos más de la centésima parte de esos los que se dedicaban a esa tarea.

No gustó mucho eso de cambiar en LiNex el nombre de las aplicaciones más usadas en la distribución por nombres significados de la sociedad extremeña. A mí tampoco, me parece un adorno inútil y hasta contraproducente; tiene toda la pinta de populismo localista. De localista han acusado a la creación de esta distribución; si la alternativa “internacionalista” es comprar licencias de software privativo allende los mares, bendito sea el localismo; en este caso genera mucho más empleo y fortalece el tejido tecnológico que ir de compras fuera.

Las elecciones andaluzas están cerca ¿Será en fin de Guadalinex?

Autor: Víctor Ventura

Seguir Víctor Ventura:

Desarrollador multimedia y web

Tengo la suerte de ir recorriendo una carrera profesional muy variada pero en la que siempre encuentro lugar para la expresión gráfica y para la programación. He desarrollado aplicaciones para CAD, presentaciones multimedia interactivas, tecnología web en el cliente y en el servidor y últimamente para Internet de las cosas, tanto en el ámbito electrónico como en el tratamiento de datos y el interfaz con los usuarios. En Acadacual Granada, además de programar, me encargo de que los servidores sigan funcionando.