Internet: nido de espías.

publicado en: Blog | 0
Share Button

Es triste que la gravísima y enésima noticia de espionaje indiscriminado y a gran escala de las comunicaciones, PRISM, para entendernos, no sorprenda tanto como sorprende el escaso seguimiento que ha tenido en los medios convencionales ¿Es que ya, por frecuente, ni es noticia? ¿Es que no parece importante a los medios de comunicación que se espíe preventivamente a la ciudadanía?
Internet: nido de espías

Me parece haber entendido la razón: una común falta de criterio de los medios comunes. Ahora que nuestro gobierno local, Alemania, se enfada con los otros, EEUU, ya sí es noticia, o por lo menos lo es el enfado de nuestro jefe con el otro. Luego se quejarán de su veloz reducción a la irrelevancia.

No tengo muy claro en qué terminará el enfado ¿No se habían relajado las divinas condiciones de privacidad europeas para encajar un tratado de libre comercio con los EEUU? A lo mejor no es malo que no espíen un poquito si nos dan una limosnilla; cosas más raras se han visto, sin ir más lejos, el tabaco no provoca cáncer si se fuma en un casino suficientemente privilegiado. Por no hablar de bases y misiles.

A los que piden datos que sustenten a la intuición, sólo puedo darles, para que muerdan, un de “ser cierto lo que se conoce o lo que parece”. Alimento, lo que se dice alimento, no tengo nada para ellos ¿No es lógico que ocurra eso en una situación así?

De ser cierto lo que se conoce, EEUU (los del norte de América) han estado interceptando, almacenando y analizando las comunicaciones de todo lo que se mueve y lo que es peor, sin orden ni supervisión judicial y con la connivencia de los propietarios de la información: los grandes de Internet ¿O es que pensabas que tú eras propietario de tu información?

También me preocupa que las bienintencionadas recetas de soluciones a PRISM dejen una peligrosa sensación de seguridad en los usuarios. Por ejemplo, recomendar el uso de TOR puede tener el efecto contrario al deseado; es conocido que las comunicaciones espiadas con especial interés son esas que se tratan de ocultar y es conocido y notorio que TOR no es precisamente invulnerable.

Sí que me gusta que todos los consejos para protegerse de miradas indiscretas (e interesadas) pasen por el software libre. Supongo que es subir un peldaño más en su conocimiento y difusión. Los ciudadanos entendemos mejor con eso que el nombre no se elige por casualidad y que no es la gratuidad su principal denominador común.

Y está muy bien que cada cual se encargue de protegerse como pueda pero hay que exigir que nos defiendan a esos que pagamos para que lo hagan.

No puedo entender, quiero decir sin malicia, cómo los medios clásicos no han señalado con vehemencia que grandes compañías a las que los ciudadanos (y hasta las empresas, que se suponen más informadas) confiamos nuestros datos los hayan estado entregando de forma sistemática a la estructura de espionaje convirtiéndose en parte de ella.

Seguramente en otra ocasión aportaré mi granito de arena a las recetas de auto-protección, básicamente sería hablar sobre cifrarlo todo y sobre construir nuestras propias redes ciudadanas (tanto físicas, como lógicas) Pero para mí lo más importante ahora es advertirte de que tus datos no están seguros si los tienen los grandes.

No me olvido de otros sucesos de espionaje más europeos (¿o a lo mejor es que no?) también desvelados recientemente y que tampoco me gustan ni un poquito.

Para los que piensan “a mí no me importa que me espíen porque yo no hago nada malo/ilegal y además así me siento más protegido”, hoy no tengo nada que darles, me parecía tan evidente el error que no me puse a explicarlo. Otro día, quizá. Ahora quiero terminar con un agradecimiento: Edward Snowden, eres mi héroe.

Autor: Víctor Ventura

Seguir Víctor Ventura:

Desarrollador multimedia y web

Tengo la suerte de ir recorriendo una carrera profesional muy variada pero en la que siempre encuentro lugar para la expresión gráfica y para la programación. He desarrollado aplicaciones para CAD, presentaciones multimedia interactivas, tecnología web en el cliente y en el servidor y últimamente para Internet de las cosas, tanto en el ámbito electrónico como en el tratamiento de datos y el interfaz con los usuarios. En Acadacual Granada, además de programar, me encargo de que los servidores sigan funcionando.