HTML y CSS: mucho camino por andar.

publicado en: Blog | 0
Share Button

Mientras tengo el desarrollo de una pequeña página web entre manos, veo por casualidad, en un foro del gremio, la enésima alabanza a CSS (CSS3, claro) y a HTML (HTML5, por supuesto) Sobre lo buenos que son para describir la apariencia y el contenido (muy semántico) de las páginas web. Y eso después de leer un larguísimo artículo con un ingenioso aunque complejo método para centrar en vertical un elemento en otro (ambos de altura variable) que casi consigue ser compatible con tres de los más populares navegadores web.

Así que no me he podido aguantar y he decidido escribir este texto. A diferencia de otros que encontrarás en el blog de acadacual, no pretende ser pedagógico sino de opinión aunque trate un tema técnico. Por eso no encontrarás en él, como en otros, referencias a la Wikipedia ni aclaraciones de los términos; seguro que no te resultará difícil encontrar la información a la que me refiero si es que no la conoces y te parece interesante.

Entiendo que todos estamos muy agradecidos con los significativos cambios y la positiva evolución de ambas tecnologías de descripción pero ¿De verdad a todo el mundo le parecen buenas como algo absoluto (no como un avance)? ¿Soy raro o es que no estoy leyendo en los lugares correctos? ¿A nadie más le parece que les queda un largo camino por recorrer?

Hace millones de años informáticos ya existían aplicaciones que trabajaban con documentos cuyos formatos eran capaces de describir (muy semánticamente) contenidos y su aspecto. Programas en los que centrar en vertical un objeto de alto variable en un espacio de alto variable no significaba una pérdida de tiempo (que da como para escribir artículos) ni requerían preparar un arsenal de trucos para cada caso específico de aspecto o renunciar a una apariencia concreta, nada exótico, cosas presentes en un buen número de clásicos de la maquetación. Programas que elaboraban índices y/o que sabían buscar de una manera eficaz y flexible en el texto de un documento por sí mismos; incluyendo, claro que sí, su organización dentro de secciones secuenciales, taxonómico-jerárquicas, semánticas

Está claro que cuando se inventó el lenguaje HTML eran otros tiempos. Eran otros tiempos para el hardware y lo que se podía esperar de él y sobre todo para la web y lo que entonces se podía esperar de ella. Pero ya existían programas de maquetación/autoedición con los que definir documentos y hasta herramientas de autor con las que crear contenidos multimedia y tanto las aplicaciones para autoedición/maquetación como las herramientas multimedia/de autor se desarrollaron infinitamente más que las de hacer web en el mismo periodo de tiempo (puede que con la excepción de la efectiva aniquilación de las de autor en favor, o por culpa, de las de la web) Aunque ciertamente aparecieron muchas herramientas WYSIWYG para hacer páginas web al estilo de unas y otras aplicaciones, nuca el resultado fue muy eficaz (ni tampoco muy elegante)

¿Qué ha pasado desde entonces? ¿Hemos perdido todos la memoria? ¿Es que nos ciega y nos vuelve conformistas el enorme potencial de la web, precisamente ahora, que dicen los gurús que parece que ya estamos en la época post-web?

Bueno, sí, ya sé la respuesta convencional: que si el contenido semántico, que si el modelo WYSIWYM, que si los estándares… pero eso no es lo que yo encuentro por ahí. Debe ser que sólo yo visito páginas y más páginas con contenido copiado letra por letra de otras o con texto redactado ex profeso con una pseudo-semántica que busca sólo posicionamiento o que son una pura trampa para hacer minería con mis datos personales. Y no por ese no-avance en los contenidos se ha mejorado, simplificado o hecho más flexible la descripción del aspecto.

Sólo he podido ir percibiendo el avance tecnológico esperado de los formatos en los navegadores, a los que se puede acusar de ir por libre, sí, pero no de no progresar.

Soy un ferviente defensor de los formatos definidos con estándares abiertos y es lo que me gustaría para crear la web, el medio que creo con más potencial, pero me parece que negar que nos encontramos muy atrás en el desarrollo de ese potencial, en la descripción semántica con HTML y de presentación con CSS, no nos hace avanzar ¿No será que no lo estamos haciendo bien? En esto, el conformismo y la autocomplacencia, no nos ayudan en nada a mejorar y nos ponen en el riesgo de que el hueco que queda entre uno y otra lo llene el formato que defina una gran compañía, ya casi dueña de Internet, que seguro que será tan bueno como adaptado a sus propios intereses.

Autor: Víctor Ventura