Que no te tapen la boca. Cómo escapar a la censura en Internet.

publicado en: Blog | 0
Share Button
A principios de este mes, la versión italiana de Wikipedia, mostraba un preocupante comunicado que venía a advertir de que una propuesta de reforma legislativa de ese país, ponía en serio peligro blogs, páginas de noticias y la propia Wikipedia.
Si el parlamento no lo impide, esa reforma obligaría a los medios a publicar rectificaciones de información sólo porque una persona considerara que tal información le perjudica. Es decir, sin juez de por medio, como cierta ley española.

Pues digo yo que tendrían, tendríamos, que cambiar eso, que no me parece ni muy razonable ni muy justo (y por suerte, como a mí, a algunos jueces españoles, y eso ya es otra cosa)

Si nuestro dominio es, por ejemplo, un .com, su administración está sujeta a la legislación de los estados unidos del norte de América. Así que, aunque hagamos con ese dominio algo legal en nuestro país, nos lo pueden quitar y tendríamos que ir a pleitear allí si lo quisiéramos recuperar.
Que no te tapen la boca. Escapa a la censura en Internet.
Bueno, supongamos que conseguimos que en nuestro país las leyes no nos tapen la boca sin razón pero ¿somos conscientes de dónde está nuestro contenido y de qué camino sigue? Me parece que no mucho, bueno, desde el asunto de rojadirecta puede que más.

¿Qué se puede hacer al respecto? Ahí es donde quería yo llegar. Como usuario, puedes elegir unos servidores de nombres que no estén censurados (los de tu proveedor de Internet lo están más de lo que te piensas), mantener manualmente tu archivo hosts o usar un proxy o algún filtro para tu navegador como MAFIAAFire Redirector.

Si has alojado contenidos en un servidor que esté al alcance de la censura, lo más seguro es que no se pueda hacer mucho por esos contenidos, salvo volver a empezar (¿O es que no tenías copia de seguridad?)

Lo mejor es no utilizar en absoluto dominios que dependan de una administración extranjera salvo que quieras someterte a sus leyes; para mi gusto (y escribo desde un .es) esto también debería pertenecer a la humanidad y no depender de los estados o empresas (vale, ni de otros organismos sometidos a lo anterior). En este sentido ya hay algunos proyectos; uno de mis favoritos es OpenNIC

Como ya he dicho otras veces, para que esto funcione necesitamos hacernos nuestra propia red, librarnos lo más posible de estados y (más) de empresas.
Te puedo leer el pensamiento: ¿Entonces necesito mi propio servidor? Necesitas, como mínimo, fiarte de tu servidor y para eso, lo mejor es tener tu propio servidor; eso será lo que te dé libertad e independencia. Vendría a ser justo lo contrario de lo que las empresas quieren hacernos con la nube. Ahora a lo mejor suena a disparate (puedo oír tus carcajadas desde aquí) pero sólo lo parece y es sólo porque las empresas lo quieren así; las que nos proveen de comunicaciones y las que nos venden los cacharrichis. Hace cuatro días, nadie pensaba en poner un servidor NAS en casa y hoy sólo hay que ir a la farmacia de la esquina a comprar uno, o un servidor de vídeo IP, por supuesto un servidor de DHCP, de FTP y gracias a la presión de los usuarios, hasta un chisme conectable a la red Torrent (y a la red KAD también, aunque esté menos de moda) Entonces ¿Por qué no una caja negra en la que vivan tu página web, tu correo, tu semilla de Diáspora…?

Autor: Víctor Ventura

Seguir Víctor Ventura:

Desarrollador multimedia y web

Tengo la suerte de ir recorriendo una carrera profesional muy variada pero en la que siempre encuentro lugar para la expresión gráfica y para la programación. He desarrollado aplicaciones para CAD, presentaciones multimedia interactivas, tecnología web en el cliente y en el servidor y últimamente para Internet de las cosas, tanto en el ámbito electrónico como en el tratamiento de datos y el interfaz con los usuarios. En Acadacual Granada, además de programar, me encargo de que los servidores sigan funcionando.